Twitter cambia las reglas del juego: ¿Visión o esquizofrenia?

Twitter ha resultado ser una plataforma ideal no sólo para los socialité digitales. Esto es un hecho. Lo interesante de esta plataforma -a diferencia de otras- es que su valor no se queda en el encuentro casual, en haber creado un cómodo hogar digital donde encontrarnos todos, su valor es más trascendente.

Twitter es una hiperquinética y horizontal plataforma educativa, aquí todos aprenden de todos, juntos co-creamos la memoria de la humanidad. Nos encanta la imagen cartoonesca de los tuits como abejitas polinizando conocimiento, o la idea más biológica de los tuits como estornudos contagiando sabiduría.

Esta plataforma también es una eficiente herramienta promocional para el Show Business. Actores, músicos, cineastas, escritores, deportistas conversan y se exponen como uno más. También sirve como panfleto político -aquí todos caben-, nuestro país es testigo y ejemplo mundial de ello. Y para los profesionales y adictos a las noticias, ha resultado ser una fuente válida para triangular información y una agencia de prensa a la medida.

Lo interesante es que el éxito de Twitter no sólo reside en la cantidad progresiva de usuarios (105 millones a la fecha, el equivalente a 4 Venezuelas), sino en su calidad.

Es evidente cómo personalidades, ya sean presidentes, actores, músicos pop, connotados científicos, astronautas, futbolistas, empresarios se mezclan con desparpajo en esta sopa descentralizada. Esta gente “importante” no sólo está allí para observar, sino que participa activamente. Es el sueño de la simetría comunicacional.

Pero lo que definitivamente ha hecho exitoso a Twitter es su interfaz de programación de aplicaciones gratuita (API), que permite que cualquier programador diestro pueda hacer aplicaciones y software sobre ella. Según información de los mismos chicos de Twitter ya hay más de 100.000 aplicaciones desarrolladas, creadas gracias a la apertura de su API.

Veamos algunos ejemplos de apps para usuarios “sociales”: Twitpic para compartir fotos; Tweetdeck para organizar el escritorio; Übertwitter y twitterberry para manejar la plataforma en teléfonos móviles.

Hay otros programas interesantísimos y poco conocidos como Whostalkin, que permite buscar y organizar conversaciones de tópicos de interés. Es espectacular para investigadores, periodistas, sociólogos o curiosos. Es mucho mejor que el sencillo Twitter Search. También pululan aplicaciones para generar estadísticas y análisis de tendencias, cuentas, tuits, links, retweets, menciones… Twitteranalyzer y Tweetlevel por ejemplo.

No hay que olvidar a Cotweet, aplicación pensada para el mundo corporativo que permite a múltiples usuarios acceder a una misma cuenta (¡jamás 200!), permite monitorear palabras clave y tendencias, enviar notificaciones para manejar la agenda. En empresas del tamaño del mundo como Ford, Coca-Cola, Pepsi, Dell, Starbucks, Microsoft, Delta, hasta en la hippie Threadless y en el mismísimo Twitter la usan.

Para empresas, políticos y negocios hay maravillas gratis, y es sobre este asunto donde Twitter vino a cambiar las reglas. Ellos declararon a principios de esta semana no estar muy conformes con que terceros se estén lucrando gracias a su plataforma, y que Twitter no tenga ningún beneficio de ello.

Entendamos la naturaleza de algunas de estas aplicaciones para tratar de hacer empatía con el equipo de Twitter:

  • Twitpay permite enviar pagos a servicios y empresas
  • Twitzu sirve para promocionar negocios, ofertas, eventos
  • Tweetlater permite programar envíos de Tuits a lo largo del día
  • Twitteralerts envía notificaciones sobre menciones específicas de nombres, marcas, productos… lo que sea que se programe. ¡Investigación de mercado gratis!
  • Strawpoll sirve crear encuestas en Twitter
  • Twitterfeed permite alimentar el timeline automáticamente con criterios que se establezcan. Por ejemplo, cada vez que se escriba “pie de manzana” en un tuit, en el timeline de una pastelería viva podrían citarlo: “A X le gusta el pie de manzana de la pastelería Y”
  • TwtQpon sirve a las empresas y negocios para ofrecer descuentos y cupones con los tuits
  • Twittertise permite hacer anuncios publicitarios en Twitter y hacerles seguimiento.

El hecho es que el 75% del tráfico de Twitter no pasa por sus servidores, sino a través de más de 100 mil aplicaciones de terceros basadas en su plataforma. Bien o mal miles de interfaces han generado valor agregado a Twitter, y a su vez es cierto que miles de sitios se han lucrado a costas de Twitter.

Aquí reside la molestia de los chicos, quienes este lunes anunciaron en su blog un brusco cambio de reglas: le recordaron a todos los usuarios que ofrecen un flujo de contenido prácticamente ilimitado y gratuito, servicio que no se mantiene gratuitamente. Reclamaron que hay sitios que están ganando plata basándose en su plataforma, por tanto consideran justo compartir las ganancias. Entre sus decisiones está la promesa de exterminar a aquellas aplicaciones parásitas que utilizan el API para insertar publicidad en los timelines de otra personas. Buena esa.

Las reacciones no se hicieron esperar. La impresión generalizada es que nunca ha estado claro el modelo de negocios de Twitter. Pareciera ser que estaban esperando que el terreno “engordara” y luego ver cómo recogían los peces. Muy a lo venezolano podría decirse -como vaya viniendo vamos viendo- pero a la vez muy beta, muy digital, en el uso se encuentra la especificidad.

Ellos han sido sabios al mantener el sistema libre de publicidad y spam. Esta neutralidad y limpieza atrajo a gran parte de sus usuarios y paralelamente estimuló a muchos empresarios y programadores a crear proyectos con base en su servicio. Pero ahora quieren su precioso tesoro. Ya es tiempo de facturar se dijeron.

Pensamos que están en todo su derecho de hacer rentable el sistema, ¡llevamos más de 5 años viviendo y reuniéndonos en su casa sin pagar alquiler!. La queja de la comunidad es la manera en que lo están haciendo, se cree que pueden poner en riesgo esta red de proyectos mutuamente dependientes. Es muy fuerte que el 75% de los contenidos de Twitter sean conducidos por terceros y no por ellos.

Hasta ahora no han precisado tarifas, comisiones, quiénes pagarán y quiénes no. Lo único que han asomado es que el cobro dependerá del volumen de tráfico generado. Capaz que terminen enviando una factura a Miraflores. Sería divertido.

Un analista comentó que Twitter parece un borracho con una Uzi matando socios de izquierda a derecha.

Cabe preguntarse si lo estarán haciendo bien o si estarán poniendo en riesgo al pajarito de los huevos azules. Estaremos observando, hoy todos somos big brothers.

Si alguien de Twitter nos lee, les dejamos para su reflexión la frase de John Perry Barlow, cofundador de Electronic Frontier Foundation, superhéroes de la libertad digital: “la primera responsabilidad de cada ser humano es convertirse en un buen ancestro”. Facilito en inglés para que no digan después que no se lo dijimos: “the first responsibility of
a human being is to be a better ancestor”.

1 comment for “Twitter cambia las reglas del juego: ¿Visión o esquizofrenia?

  1. 8 junio, 2010 at 6:49 am

    Creo que lo que hace exitoso a twitter es su fluidez y minimalismo; esto le da dinamismo, como en una conversación real. Nos olvidamos de todos los detalles, aprovechamos 140 caracteres y decimos lo que se pueda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *