Remix del Remix Manifesto


Derivar en Internet rinde frutos. Es mágico cuando un simple link nos abre una serie de nuevas posibilidades. Así nos pasó. Preparábamos la clase sobre Memética para el seminario de Lógica Digital, cuando un clic le dio un vuelco a todo.

Valga un recuento hipervincular: buscábamos la serie Everything is a remix para presentárselas a los chicos, cuando encontramos un nuevo video en el site sobre lo que casi todos sabemos: la Matrix de los Wachowski es un collage de referencias. Aquí lo tienen para que entiendan lo que sigue:

Everything Is A Remix: THE MATRIX from robgwilson.com on Vimeo.

Las revisitas no son una novedad en la historia de las ideas, como lo dijo Michel Foucault, todo discurso manifiesto reposa secretamente sobre un ya dicho. El asunto con los Wachowski es que no hicieron evidente su homenaje, más bien pretendieron hacernos creer que eran recontrasuperorigales. Mal.

Aquí reside la gracia del video Everything is a Remix: The Matrix, por cierto hecho en colaboración, en el cual señalan en seis minutos al menos 24 referencias inapelables.

Ahora ya podemos brincar a otro link, pero antes una advertencia: no se vayan a equivocar, amamos las citas, amamos las mezclas. Alguna vez leímos en un documento proveniente del MIT que Twitter se trata de reusar, revisar, remezclar y redistribuir. Esa misma idea nos encanta para el conocimiento en general en el mundo de hoy, que ya no es buscar la originalidad o la acumulación de conocimiento estático, sino saber a quién y qué citar, reside en la calidad de los enlaces que construimos. Es la meme de Vannebar Bush hecha realidad. La pelea con los Wachowski es por ocultar sus fuentes.

El hecho es que este video provocó este post. Nos pusimos manos a la obra buscando la imagen perfecta para adornarlo y clic… la palabra “remix” nos condujo al poster de un provocador documental: RiP!: A remix manifesto (2008) dirigido por el cineasta y ciberactivista canadiense Brett Gaylor, que de una vez les decimos que pueden ver en línea aquí.

La idea de Gaylor era explorar la vigencia de los derechos de autor y la propiedad intelectual en la era digital. El hilo de su narración es la música, la primera en apropiarse abiertamente del remix –la remezcla- como método. A partir de allí propone su Remix Manifiesto:

1. La cultura siempre se construye sobre el pasado

2. El pasado siempre intenta controlar al futuro

3. El futuro se está volviendo menos libre

4. Para construir sociedades libres es necesario limitar el control desde el pasado

Uno de los entrevistados estrella de Gaylor es Lawrence Lessig, abogado y profesor de Derecho de la Universidad de Stanford, fundador del proyecto Creative Commons. De tal valor nos parece su participación que les transcribiremos algunas de sus ideas referentes al valor de las comunidades que comparten contenido, especialmente aquellas que remezclan videos como Darth Blues:

Dice Lessig: “Estas son comunidades creadas por la oportunidad que brinda la tecnología. Ellas se comprometen en una especie de conversación. Cada una toma lo que hizo la otra y le agrega algo, lo mezcla, lo cambia resultando un nuevo acto creativo (…) La importancia de esta remezcla no tiene nada que ver con la técnica necesaria para hacer cada uno de estos videos. Lo importante es que la técnica ha sido democratizada. Cualquiera que tenga acceso a una computadora puede decir las cosas de manera diferente (…) Esto es escribir en el Siglo XXI. Es literatura para una nueva generación. Es construir una democracia diferente, es construir una cultura diferente donde las personas participan en la creación y recreación de la cultura a nuestro alrededor”.

Más tarde en el documental Lawrence Lessig dispara otra potente idea que aún retumba en nuestra mente: “Si remezclar es un crimen, entonces tenemos toda una generación de criminales”. Gaylor fue muy hábil en dejarnos material para pensar durante años.

Antes de cerrar otro spoiler: el director del documental se lanza a Brasil, el que considera un paraíso para los Creative Commons. Nos cuenta que el impulso a esta cultura pública fue impulsada por brillantes figuras como Gilberto Gil ejerciendo como Ministro de la Cultura. Para que veamos que esta discusión sobre la propiedad intelectual está a la vuelta de la esquina y no en una lejana latitud norte.

De Brasil también nos trajo otras ideas desde el pasado que suman con la autoridad del tiempo al poder disruptor de Lessig, es el Manifiesto (1928) del poeta Oswald de Andrade, que plantea que “solo el canibalismo nos une, social, económica y filosóficamente”. Antropofagia a todo voltaje.

Lo interesante de este director-ciberactivista, es que no terminó su historia con la última toma del documental. Gaylor está tan comprometido con la libre circulación de las ideas que: 1) lanzó el filme bajo una licencia Creative Commons, 2) adoptó el modelo creado por Radiohead en 2007 con In Rainbows (pagar lo que queramos/podamos por la compra de la película), y 3) creó el site opensourcecinema.org con el material de su película para que fuera reusado, revisado, remezclado y redistribuido. Uno que predica con el ejemplo. Bien.

Andrea Hoare Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *