¡Que no te explote la burbuja en la cara!

Durante mucho tiempo nos hemos sorprendido de Internet. De cómo podemos encontrar y ver cosas, de la capacidad que tiene de conectarnos, de la velocidad que tiene para mantenernos informados. Nada de esto es mentira, pero en muchas ocasiones ha sido malinterprerado. Si no, pregúntenles a aquellos capitalistas de riesgo que en el año 2.000 vieron cómo la burbuja de las llamadas “.com” les reventó en la cara.

Once años después de esa crisis, los negocios en Internet parecen estar más estables y con un futuro más concreto. Mentes brillantes han sabido entender el poder de conectar a la gente y han concretado proyectos en línea que han cambiado nuestras vidas.

Este horizonte despejado y con pronósticos positivos, le abre la mente a muchas empresas para capitalizar su negocio en Internet. Lo que en ocasiones no entienden es que si su negocio no funciona como funciona la web, la burbuja del 2.000 le volverá a explotar en la cara.

Seth Godin, referencia del mercadeo mundial, en su libro “Meatball Sundae: Is Your Marketing out of Sync?” lo divide en una fórmula muy sencilla: el viejo marketing y el nuevo marketing. ¿Pero qué es el nuevo marketing? ¿Cómo entra la web 2.0 en esta fórmula? ¿Cuál es papel que las redes sociales pueden cumplir para una organización? ¿Cuál es el papel del individuo frente a esta nueva oportunidad de que su voz sea realmente escuchada?

De todos estos temas y más estarán hablando nuestra +ideas, Andrea Hoare, y Luis Maturén en la conferencia Más allá de la web 2.0, que se llevará a cabo el jueves 24 de febrero en el Hotel Garden Suites a partir de las 8:00 am.

Asume el Reto 2.0

Hoy viernes 18 de tarde libre, decidimos hacer un concurso. Es sencillo, sólo tienes que responder a la siguiente pregunta:

¿Qué hay más allá de la Web 2.0?

La mecánica es la siguiente: publica un comentario en este post con tu respuesta y tu nombre de usuario de Twitter. La mejor publicación ganará una entrada cortesía a la conferencia de este próximo 24 de febrero.

Te esperamos!

19 comments for “¡Que no te explote la burbuja en la cara!

  1. 18 febrero, 2011 at 6:55 pm

    La respuesta más lógica sería: la web 3.0… pero no estás pidiendo la más lógica, sino la mejor… veamos.

    Estoy convencido, y lo he dicho antes, que la Web 2.0 (que en realidad es La Web, sin más) nos puede llevar a un desarrollo inmenso como ciudadanos y como sociedad (en ese orden) La conversación abierta y honesta a la que nos invita la Web será, a la larga, un mecanismo de crecimiento y autoregulación para nosotros como individuos, y luego para todos como colectivo.

    El espíritu de la Web 2.0 irremediablemente tomará todos los espacios del mal llamado “mundo real” (o peor aún llamado 1.0): económico, social, político y artístico, y los pondrá a rotar alrededor de la comunicación en su expresión más pura: el diálogo. Una visión que ya nos había adelantado Habermas y que luego nos retrató el Cluetrain, que más tarde que temprano terminará de explicar Pasquali con su teoría de la “Segunda revolución lingüistica” y que aún más pronto estaremos viviendo, tal vez sin entenderlo, pero si experimentándolo… y creo que esa sería la palabra perfecta: experimentar.

    Más allá de la Web 2.0 hay una sociedad mejor, no por perfecta, sino todo lo contrario, porque dentro del ejercicio dialéctico que la conversación nos obliga a tener, nos reconoceremos como humanos, distintos, diversos y contradictorios, pero con metas afines y capaces de encontrar acuerdos en el cómo. Más allá de la Web 2.0 probablemente esté eso: la Sociedad del acuerdo.

    (No se si esta respuesta me dará la entrada, pero ya me dio mi próxima columna… gracias!)

  2. 18 febrero, 2011 at 7:07 pm

    Más allá de la 2.0, la Internet será nuestra segunda piel con la que viviremos un mundo informacional con motores de búsqueda más parecidos a nosotros gracias a la inteligencia artificial, nuevos dispositivos para dar otras dimensiones sensoriales a la conectividad y el consumo de contenidos, y por supuesto, un aplanamiento del mundo con bordes y abismos allá donde la brecha digital excluya.

  3. 18 febrero, 2011 at 8:10 pm

    Debajo de los adoquines de la web 2.0 está la red como un mayor y mejor espacio público, colaborativo que impulsa la creatividad de maneras que aun no llegamos a percibir. Más allá de la web dospuntocero estamos nosotros mismos. La red no es más que una extensión de nosotros mismos en lo bueno y en lo mal.

  4. 18 febrero, 2011 at 8:16 pm

    Uh, ¿Qué es lo que vendrá?. Más de lo mismo, pero refinado y potenciado.
    ¿Qué es más de lo mismo? Pues la gente. Detrás del web estamos los ciudadanos que ahora conocemos este poder y no lo vamos a soltar.

  5. @andreinadosreis
    18 febrero, 2011 at 8:21 pm

    Creo que más allá de la Web 2.0 estamos nosotros. Sin nosotros, no existiría. Adaptación. Porque primero es lo primero, aprender a usarla. Todo puede resumirse a una interrelación, una conversación que dejó de ser vertical para creer en la igualdad, en la horizontalidad.

    Ciertamente no podemos escapar de la brecha comunicacional, pero recuerdo las palabras de una de mis profesoras cuando explicó que la libertad es “la igualdad entre iguales”. Tener voz, voto, opinión y criterio, son dones que nos han sido dados (al menos de una forma más palpable) con la Web 2.0.

    Así como el hombre ha evolucionado, la Web 2.0 llegó para ser un cambio necesario. No podemos tapar el sol con un dedo, ni pretender que lograremos ser quienes revolucionen el mundo, pero tampoco podemos ignorar que esto ha sido un efecto a lo ‘bola de nieve’. ¿Qué mejor ejemplo que el twitter? Compartir conocimientos e informar a la brevedad. Se ha cambiado en los otros medios el concepto de la inmediatez, porque lo inmediato lo tenemos a través del acceso a la Web.

    ¿Cuál es el límite? Seré soñadora, pero pienso que ya estamos viendo que las fronteras y las líneas divisoras se están disolviendo. Esta, a pesar de que muchos lo nieguen, es una ‘nueva humanidad’ que, consciente o no, está sedienta de un cambio.

  6. 18 febrero, 2011 at 8:30 pm

    Pues es la realidad misma. Nuestros teléfonos inteligentes, nuestros mensajes en la web son simples extensiones que se van incorporando más y más a nuestra rutina diaria. De la PC pasamos al Laptop y de la laptop al Smartphone y los tablets. Todo está en la palma de la mano, más allá lo veremos más integrado a nuestros propios sentidos, especialmente a los que ahora no están conectados: oleremos cosas, las probaremos. Va a ser interesante

  7. 18 febrero, 2011 at 8:53 pm

    Un tema muy recurrente desde hace unos meses es la crisis mundial, y se mantiene el temor absoluto del fin de todo. En parte asi puede ser, el fin de todo como lo conociamos como el control de poder y el quien lo poseia; las crisis es uno de los primeros pasos antes del cambio, y todo cambio trae consigo perdidas… podemos ver perdidas de costumbres, de métodos de negocios, de modos de interacción entre las personas, pero uno de los mayores cambios que trajo la Web 2.0 es el control poder y quien lo posia…

    El conocimiento es poder, eso es una ley casi absoluta, y en este momento, los que hace menos de una decada tenian en su control el poder, ven de manera “critica” la perdida del mismo. El control esta “disperso” entre las masas, no hay solo una fuente de información y mucho menos un solo medio de difusión, ahora todos son reporteros, medios, difusores y audiencia.

    No es solo las conversaciones, es la interacción, el involucrar, es el compartir, es el pertenecer, y esa palabra es clave… mantenemos una de nuestras necesidades más básica que es el pertenecer y asi sentirnos aceptados, pero el cambio en esto es que buscamos ser parte ahora no de grupos, o sociedades, sino de un concepto, las redes.

    Mas alla es una gran incognita, pero podriamos apuntar a que el conocimiento sera mas general, y la interaccion sera global; gracias a la velocidad que la web y las redes ofrecen, los tiempos seran mas cortos (y la necesidad de adaptarnos y aprender rápido será cada vez mayor), y con tiempos más cortos las distancias tambien lo serán. Podríamos llegar a ver un mundo mas integrado, mas balanceado, mas informado, más dinámico, incluso más empático… podríamos comenzar a cambiar nuestro sentimiento casi primitivo de sentirnos sólos y aprender cuantos hay como nosotros, pero lo importantes que somos al tener un rostro más claro al mundo… no seremos más números o cifras, y pasamos a ser nombres con “avatares”.

    Tecnologicamente no tenemos ni idea de que cambios habrán, mucho menos que giros dará la web, lo seguro es que la 2.0 no es el fin, es uno de los primeros rostros del cambio.

  8. 18 febrero, 2011 at 10:03 pm

    Hay un mundo de posibilidades ilimitadas, la Internet continuará su camino en la transformación de la interacción humana, haciendo la experiencia de estar conectados incluso más rica y diversa de lo que hemos experimentado jamás.

    Los limites espaciales, lingüísticos y sensoriales desaparecerán virtualmente, posibilitando el estar en múltiples sitios a la vez, emulando la experiencia de la interacción a cabalidad e incluso potenciándola por medio de interfaces integradas al ser humano, el teclado, el mouse e incluso las nuevas y revolucionarias tablets quedarán en el pasado, cada vez nos pareceremos más al cyborg retratado por la literatura de ciencia ficción.

    La brecha digital seguirá reduciéndose, continuará el crecimiento e inclusión de los países en vías de desarrollo, la democratización del acceso a la Internet es inminente, incluso será un derecho, como en efecto ya lo es en algunos países escandinavos, la conectividad dejara de estar limitada a los núcleos urbanos y se expandirá poco a todos los rincones de la mundo.

    El impacto de estos cambios seguirá siendo global y afectara todos los aspectos de la vida social, la política, el arte, la educación, nuestra relación con el trabajo y formas de producción se verán profundamente afectadas, no solo posibilitado por los avances tecnológicos, sino principalmente por las nuevas generaciones de nativos digitales que sin lugar a duda, tendrán una visión del mundo bastante diferente a la que tenemos hoy en día.

    Más allá de la Web 2.0 nos espera un mundo lleno de posibilidades, la brecha entre el ciberespacio y la vida cotidiana será cada vez menor, probablemente se integraran encontrando su equilibrio, la experiencia humana será más rica y diversa. Los cambios están sucediendo ahora y lo que parece una elucubración de la ciencia ficción es realmente el mundo en que vivimos, la vida como la conocemos está en plena transformación y todo esto está, literalmente, a la vuelta de la esquina.

    @Luis_Carlos

  9. 19 febrero, 2011 at 2:12 am

    Yo si creo que la burbuja 2.0 explotará, y lo hará simplemente porque mucha gente que no sabe cómo manejarla la usará de forma abusiva para “posicionarse” y eso provocará un ruido enorme, si no es que ya lo está haciendo (#enrascalotodo y otras campañas seudovirales que los presentes conocemos).

    Es el mismo fenómeno pero en el aspecto comunicacional. Las empresas actuales interpretan la 2.0 como una oportunidad “única” de interaccionar de forma efectiva y barata con potenciales clientes, pero ejecutan su persuación de la manera que están acostumbradas desde la era industrial: Vender por los ojos. Las estrategias solo se están adaptando a la plataforma, pero la escencia del mensaje se mantiene estático, avolutivo. Algunas veces resultan, pero no son perdurables o tienen el impacto que podrían llegar a tener, y en la mayoría de los casos, segun mi opinión, resultan contraproducentes. Creo que la comunicación ha sido perezosa en definirse y abarcar las necesidades que los usuarios consumen y solo se ocupan de satisfacer el ego de las marcas.

    Mi consumo en internet es viral, puedo entrar en cualquier site, y regresar las veces que quiera e invito a otras personas a entrar al mismo site, simplemente porque me ofrece la experiencia que me agrada, me entretiene, me informa o se ajusta a mis gustos.

    Existe la idea equivocada que la comunicación moldea a la sociedad, y ni se considera que se deriva de ella.

    Los baners, los tweets irrelevantes, los RT o incluso las actividades como rallys y concursos solo hacen ruido. Los contenidos, como programas faranduleros o redes sociales burda-de-finas-porque-son-juveniles aplicadas a ciertas actividades creadas por modelos comunicacionales reinventados escapando del fracaso, muchas veces solo logran llenar la nube de spam y alejan a un gran número de potenciales consumidores, y en el caso de que estos decidan acercarse al producto, lo hacen con un filtro enorme e ignoran una gran cantidad de contenido.

    Dirán que soy escéptico o inflexible, pero no creo que todo sea malo. Como ocurrió en la burbuja web, por suerte la sociedad aprende a tiempo a corregir su rumbo, encontrando la forma de mirar hacia donde va el progreso y no hacia donde su status quo cree que está.

    Saludos, profe. 😀

  10. 19 febrero, 2011 at 2:15 am

    Mi twitter user es @fortunecris

    • @karen_agostini
      19 febrero, 2011 at 9:37 am

      Mas alla de la web que conocemos, creo que vendran formas de creacion comunitaria que estaran al margen del beneficio economico, es decir, ahora mismo lo que hay es un margen de ganancia, para las empresas que logran llegar a sus clientes a traves de la interaccion directa con personas de todo el mundo.

      En el futuro, esto continuara ciertamente, pero aumentaran y cada dia habran mas organizaciones de personas que se autoregularan en el internet, tales como grupos de autoayuda, organizaciones beneficas, organizaciones politicas, ambientales.

      La gente empezara a usar el internet, para algo mas que conectarse con la gente que conoce y divertirse, y empezara a usarla para participar en proyectos de ayuda o autoayuda con gente que no conoce y nunca a visto.

      Por ejemplo, un enfermo cronico podra interactuar, dar y recibir apoyo con otro enfermo en otra parte del mundo, o una persona que lucha por conservar la flora, podra apoyarse con otro ambientalista en cualquier parte del mundo.

      Creo que la internet, servira para mucho mas que solo beneficios economicos, porque la sociedad esta poco a poco evolucionando.

  11. 21 febrero, 2011 at 3:40 pm

    Más allá de la web 2.0 estará siempre la comunicación, como catalizador del cambio social. Independientemente de los medios, la riqueza de los contenidos siempre será la clave para crear mensajes potentes que alcancen a grandes y/o específicas audiencias y las mobilicen hacia la acción, sea ésta una acción política, social, de consumo, intelectual, lúdica, o de cualquier otra naturaleza.
    @kauryramos

  12. @jtvilla
    21 febrero, 2011 at 11:04 pm

    Yo creo que el principal reto del individuo frente a la web 2.0 es el sofá. Ya entendimos que los avatares somos personas, que detrás del descontento de un twitt hay unas manos indignadas. Eso costó. Empezamos escribiendo blogs como botellas al mar y terminamos conociéndonos. Leimos y creimos. Esa es, al menos, una de las tesis de Negroponte, que la ha pegado más como futurólogo: el porvenir de la 2.0 depende de la credibilidad. Si estamos escribiendo es porque estamos trabajando, si te digo que hay que movilizarnos es porque mañana pondremos nuestros pies sobre la calle; si te quiero vender, ¡ah!, prometo no subestimarte. El marketing deberá recurrir al pacto ficcional, todos tenemos que estar conscientes del juego y disfrutarlo. Tendremos que estar tan involucrados que si nos cortan el internet, sacaremos los faxes de las gavetas e igualmente estará hecho el trabajo.

  13. @Rey_grafik
    22 febrero, 2011 at 10:02 pm

    La Web 2.0 es una caida libre. que hay mas alla?, para unos la adrenalina del rebote tipo bengie, y para otros solo estrellarse contra el suelo.

  14. 22 febrero, 2011 at 11:08 pm

    Que hay mas alla, la pregunta para mi tiene muchas vertientes, de plano mi respuesta incial seria la 3.0, pero mi opinión muy personal sobre el tema es: primero si es cierto que pudiera reventarse la burbuja pero por el afan de sacar nuevas redes sociales que no tendran mucho sentido pues su función es similar a las ya conocidas, por otro lado mas alla hay las personas, que hoy día permanecen mas tiempo en los portales de facebook o twitter que en cualquier otra sitio en la red, de la gente a las empresas, se dispara una maxima si hoy dia no estas en la 2.0, estas anulado, que hay mas alla, mas alla estan las empresas, si tus comentarios no son interesantes en la web 2.0 estas “frito”, por ultimo mas alla hay dispositivos electronicos que permiten estar cada mas “on-line” las computadoras son mas pequeñas y los smartphones cada vez mas grandes estamos al punto que las grandes casas de HW empezaran a estandarizar los dispositivos en corto tiempo.

    Felicidades por la buena estrategia de marketing para acercarnos a la web 2.0 😀

  15. 23 febrero, 2011 at 6:01 am

    La lucha de los (pocos) grandes vs. los (millones) de pequeños.

  16. 23 febrero, 2011 at 12:40 pm

    Más allá de la web (obviare el 2.0) están mis hijos y mis nietos. Más allá están empresas en quiebra que nunca entendieron que el mercado se movía de otra manera. Están cuentas cerradas por famosos que se unieron a la red y no aceptaron la critica. Más allá lo que hay son amenazas y oportunidades.

    Malas experiencias entre el consumidor y la marca, clientes emocionados, clientes insatisfechos, clientes fieles y clientes que jamás volvieron. Gente trabajando en la red, gente trabajando fuera de ella, gente que dejo de trabajar.

    Hablar del “más allá” hace sentirme como Adriana Azzi, El Ángel y los Astros, El Arquitecto de Sueños y toda esa gente que juega con las emociones y la psiqui del venezolano.

    Quizás más allá de la web hay sobrevivientes, aquellos que no creyeron tener éxito solo por dar #FF y hacer rifas. ¿ De qué le serviría a Dios la web si nadie creyese en él ?

    El futuro es incierto, la radio nunca pensó que sentiría celos ante la presencia de la televisión en la sala de su amada dueña…por ejemplo.

    Más allá de la web no hay solo cables y números, más allá estoy yo con un producto y aprendiendo como se mueve este sistema a los golpes. Ensayando, improvisando, cometiendo errores, experimentando y aprendiendo sobre la marcha.

    Como yo seguramente otros que a quienes nos enseñaron como escribir para la prensa y no para la web, como hacer un comercial y una campaña por twitter.

    Más allá de la web estoy yo estudiando Comunicación Social con un pensum que no me satisface a la hora de entrar al terreno laboral.

    Más allá de la web estoy yo escribiendo puras dudas sobre la realidad digital en la que estoy inmersa, viendo a ver si me gano un cupo a una conferencia y cumpliendo con el dicho de “quien no encuentra amor en su casa lo busca en la calle”.

  17. 23 febrero, 2011 at 12:44 pm

    Posdata 1: mis excusas ante los gazapos.
    Posdata 2: @saiucv

  18. 23 febrero, 2011 at 12:46 pm

    Después del 2.0 viene un caos semiótico y después de ese caos vendrá una reestructuración del valor de la información.

    Con la proliferación de fuentes de información y de diálogos masivos cuasi-asincrónicos (híbrido entre los totalmente sincrónicos como conversar telefónicamente y los totalmente asincrónicos como cartearse físicamente o vía mail) generados por las potentes plataformas de redes sociales (sobre todo en su versión móvil), la probabilidad de eventos catastróficos generados a partir de un simple rumor se elevará hasta destruir lo que tradicionalmente conocíamos como sentido común. Cientos de millones de personas volcadas hacia afuera, interactuando en sus crecientes redes sociales, perderán la intuición o el ‘darse cuenta’ y dependerán diariamente de lo que aparezca en sus PINs o en su TL. Protestas como la reciente de Egipto ocurrirán cada semana en todo tipo de países por la simple razón de aparecer protestando en las fotos subidas a Facebook, hasta el punto en el que protestar llegará a significar que se está de acuerdo con el status quo, mientras que quien no proteste será visto como todo un sospechoso conspirador (por ejemplo el servicio de emisión de pasaportes será contratado como outsourcing a Facebook y uno de los criterios para emitir el permiso de viajar va a ser el nivel de participación social calculado en base a un análisis de la base de datos de imágenes a través de un reconocedor de patrones faciales que haga el match con la cara del solicitante).

    Al perderse el sentido, vendrán profundos desacuerdos sobre los más fundamentales signos convirtiendo la profusa comunicación en simples diálogos de sordos que impedirá coordinar las más elementales tareas que hacen fluida la cotidianidad. Por ejemplo, que pase por tu calle el servicio de basura dependerá de lo que el horóscopo diario indique y de que Greenpeace confirme que lo consumido, reportado por tí ese día, no empeoró al planeta. Pero el servicio de respuesta de Greenpeace tambien dependerá del horóscopo y la labor del redactor del horóscopo dependerá de que la montaña de basura no recogida en su calle le permita entrar a su casa porque afuera hay lluvia ácida y no puede hacer su trabajo a riesgo de que él y su tablet se conviertan en queso gruyere.

    El caos de significados, se manifestará en un caos generalizado que nadie comprenderá por qué sucede habiendo tanto avance tecnológico. Y, justamente, la clave se encontrará al descubrir que el caos emergió como consecuencia contingente (imprevisible pero explicable) del propio avance tecnológico. Una de las consecuencias también será un regreso a la etapa pre-globalización para retomar el camino de un avance tecnológico que contribuya a generar colectivamente conocimientos y conversaciones útiles, lejos de la tentación de expresar lo que sea, donde sea, cuando sea y a quien sea propia de los patios de los manicomios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *