No maten al mensajero. Reflexiones sobre censura e internet

Los intentos de regular Internet resultan de no comprender su naturaleza. Internet es una red neutral por diseño, un prolífico caos que escapó de la mesa de sus creadores, en donde todo contenido cabe, como bien explica el manifiesto por una red neutral.

También es cierto que la red está profundamente sembrada en el mundo físico, es un producto sociocultural como cualquier otro, no un alien. En ese sentido no está exenta de las legislaciones y normas ya existentes en el mundo y en cada país para proteger el orden social. Si se comete un crimen o una violación de los derechos humanos a través de Internet resulta obtuso condenar al medio, lo justo sería perseguir al perpetrador como se ha hecho tradicionalmente, ¿no?.

Vayamos a un ejemplo concreto, si un terrorista utiliza las líneas telefónicas para cursar sus amenazas y coordinar sus acciones, a nadie se le ocurriría condenar a la empresa telefónica de ser responsable del atentado. Todo señalaría como culpable al terrorista responsable de los actos. Otro ejemplo más burdo sería prohibir la industria y distribución de cuchillos porque existen quienes cometen crímenes con ellos.

¿Por qué habría de aplicarse a Internet, un medio más sofisticado ciertamente, una lógica distinta, cuando es un medio más para conducir los contenidos de siempre?.

Sigue…

Muchos países han optado por censurar o bloquear ciertos sitios justificándose en la protección del orden social según declaran. La diferencia está en la aproximación ideológica con que lo hagan. En un ambiente de libertad comunicacional y donde se garantice la neutralidad de la red y la transparencia de la información podría funcionar, ahora bien, en países con tendencia totalitaria, el hábito censor puede ser riesgoso para salud del colectivo.

¿Cómo funcionan los filtros?

Existen diferentes tecnologías de filtrado de la información. Las más comunes son aquellas que bloquean sitios de acuerdo a su dirección IP, las que restringen el acceso a ciertos dominios o las que censuran guiados por determinadas palabras clave.

El gobierno chino es el ejemplo del experto censurador. En esta nación, por hablar de un caso, Google trabajó de la mano con las autoridades para programar los filtros en su buscador. Esta fue la condición que se les impuso a la compañía en 2006 para permitir su operación en este jugoso mercado, y así lo hicieron hasta que declararon, a principios de 2010, haberse cansado de la intrusión de los hackers chinos oficiales en sus servidores, renunciando al trato.

Más allá de China son varios los países que han instalado software para bloquear a sus ciudadanos el acceso a sitios web y servicios de Internet que consideran dañinos. Según el informe de Reporteros sin Fronteras de marzo de 2010, en el mundo hay doce enemigos de Internet: Arabia Saudí, Birmania, China, Corea del Norte, Cuba, Egipto, Irán, Uzbekistán, Siria, Túnez, Turkmenistán, Vietnam. Estos países han transformado sus redes en Intranets, impidiendo el acceso a informaciones que consideran “indeseables”. Su capacidad para censurar en línea es altamente eficiente, sumado a ello han ejercido sistemáticamente el monitoreo y represión sobre los internautas disidentes.

Según el mismo informe reconocidas democracias se encuentran actualmente “bajo vigilancia”, entre ellas Australia, Francia, Italia, Gran Bretaña y Corea del Sur. Muchos de estos países están revisando o ya han aprobando leyes y decretos para filtrar la red aludiendo a la bandera de la lucha contra la pornografía infantil y la del respeto de la propiedad intelectual.

No tan notables, pero muy comunes, son los filtros que muchas compañías, instituciones públicas y educativas colocan a sus redes para restringir el acceso a contenidos por muy diversas razones. Uno de los casos más notables fue el filtro a Wikileaks impuesto en las redes de las instituciones públicas norteamericanas después de los polémicos goteos de información de finales de 2010.

Aquí no pretendemos moralizar sobre lo justo o no de estas decisiones, eso lo dejamos a cada quien. Pero como estamos convencidos de que esta red descentraliza del poder y apunta cada vez más a la transparencia, consideramos saludable dejar claro que, al igual que existen herramientas para censurar, también las hay para burlar el filtrado cuando se considere que éste atenta contra nuestros derechos civiles y siempre que estemos orientados por objetivos nobles y legales.

Antes del bloqueo está el monitoreo

Estamos claros de que existe censura de parte de autoridades y organizaciones en distintos países. Pero antes de censurar es necesario espiar, moniterear al potencial infractor. Luego se imponen los filtros. Para entender la dinámica del monitoreo una corta explicación de cómo funciona la conexión a internet.

Usualmente nos conectamos a través de un Proveedor de Servicio de Internet (ISP), quien le asigna a cada conexión una dirección IP para identificarla y hacerla única. Actualmente la mayoría del mundo se conecta a través de banda ancha y para ahorrarse muchos problemas el ISP te asigna un IP único para realizar la conexión desde tu computadora. Es decir, donde guardas tu datos personales.

Cualquiera que conozca la dirección IP de determinada conexión puede saber más o menos su ubicación. Es sorprendente visitar www.whatismyip.com. Aparte de darnos nuestro número de IP, entrega la ubicación (ojo: no hace falta ser de la CIA o la Interpol para hacerlo). Resulta una buena referencia el filme Untraceable, que si bien es un thriller nada fuera de lo común, permite entender la mecánica de conexión.

Sin los Ip’s los servidores no pueden recibir la solicitud que haces desde tu browser y no tendrían a donde enviar los datos de la página web que quieres visitar. Precisamente por ser un número relativamente fácil de ubicar, es posible monitorear tus intereses web y hasta espiar información personal.

Así entendemos lo fácil que es para gobiernos censores ubicar IP “subversivas” y bloquearlas. Nótese que sólo hemos conversado sobre la dinámica tras el filtrado de IP, pues no olvidemos que otros métodos muy frecuentes son restringir ciertos dominios o determinadas palabras clave.

Los caminos verdes

Es un hecho que independientemente del método de monitoreo o filtrado, casi siempre hay modos de evadirlo. Si es necesario sortear los filtros para difundir o buscar información, existen múltiples rutas para cruzar las fronteras, y esto protegiendo nuestra identidad y ubicación.

Hay estrategias muy sencillas, cuasi pueriles, como utilizar signos antes, entre y después de las palabras para evitar ser detectados por los programas. También está cambiar las palabras sensibles permanentemente. Estas modificaciones deben ser constantes pues los censores eficientes siempre están a la cacería de variaciones para incluirlas en sus códices.

Ahora bien, existen herramientas más sofisticadas basadas en los famosos proxies anónimos que permiten enmascarar la IP, es decir, escondernos. La gente de publicproxyservers.com explica que un proxy anónimo es un intermediario entre tu navegador y el servidor de la página que quieres visitar. El proxy se encargar de desviar la ruta de la visita directa entre el proveedor del servicio de Internet y la pagina web para que no quede registro alguno entre el cliente y el servidor visitado. De esta manera se saltan los Ip’s bloqueados por filtros gubernamentales y/o empresariales.

Existen diversos programas para ubicar proxies que no sólo sirven para evadir la censura, sino que también son útiles para cualquiera que desee proteger su seguridad y privacidad en Internet, o para ingresar a sitios de otras regiones restringidos a la nuestra, lo que es muy común en el caso de sitios de video como netflix o hulu que limitan su acceso a IP estadounidenses.

La buena noticia es que para utilizar las herramientas de evasión proxy básicas no hace falta ser programador. Todas funcionan bajo el principio de establecer redes anónimas. Estos programas normalmente “hacen rebotar” el tráfico de Internet del usuario entre varios proxies seguros disfrazando la IP. La desventaja es que este proceso reduce significativamente la velocidad de navegación. Tor es el programa más confiable al respecto.

Existen además proxies privados que venden su conexión o la limitan a un círculo íntimo. A veces son útiles ya que lo proxies públicos y gratuitos, hallados por herramientas como Tor, suelen saturarse. Cientos de páginas web ofrecen su instalación, como éste que lo promete gratis y en 5 minutos. También es muy fácil hallarlos al escribir “proxy” en cualquier buscador. Pero cuidado, si se deben utilizar proxies por razones de peso la clave es confiar quien lo maneja.

Existen otra valiosa herramienta llamada Psiphon, que es una aplicación de código abierto que convierte una computadora personal en un servidor Proxy, permitiendo al usuario que se conecte a ella sortear las limitaciones impuestas a su localidad geográfica. Con Psiphon un usuario de Internet desde una dirección no censurada, permite la conexión de usuarios con restricciones de acceso a través de su computador.

También está VPN, un programa que permite crear redes privadas –como las extranets corporativas- en redes públicas, permitiendo al usuario trabajar como si estuviera en una red local segura.

Sesawe Hotspot Shield, Your-Freedom, Peacefire, Ultrareach son otras herramientas que permiten obtener proxies anónimos. Pero como nada de lo que se diga en esta materia es definitivo, es necesario mantenerse actualizado. En este link es posible encontrar otros manuales y guías para sortear la censura que son revisados permanentemente.

Si se desea profundizar en los detalles técnicos de los proxies, es visita obligada el proyecto Security in a Box. El objetivo de sus autores, Tactical Technology Collective y Frontline, es educar a los ciudadanos sobre cómo evadir la censura y proteger su seguridad e identidad si sienten sus derechos civiles violentados.

La lógica de la transparencia, muy liberal y progresista, dice que los países deberían ser archienemigos de la censura, pues socializando la información, ampliando el acceso a la red, impulsando el software libre y los creative commoms todos tendríamos las mismas oportunidades.

Lo cierto es que con la masificación del uso de Internet cualquier poder centralizado se pulveriza, y eso asusta a muchos gobiernos temerosos de la crítica, la conversación y la neutralidad. Más allá del escenario ideal, cada vez son más las naciones, y no solo China o Cuba, que invierten altas sumas en tecnologías de filtrado y cibervigilancia. Pero como ya dijimos: todo virus tiene su antídoto. Estamos observando.

10 comments for “No maten al mensajero. Reflexiones sobre censura e internet

  1. Jessica Medina
    15 enero, 2011 at 9:03 pm

    La censura de internet no es la solución más adecuada para los problemas que se pueden o se han suscitado a través de ella. Si bien es cierto,mediante la red podemos encontrar cualquier cantidad de contenido bien sea educativo, nocivo, inapropiado…etc., pero internet es el medio, el mensajero. No el mensaje, no lo que está mal. Particularmente estoy de acuerdo en que los gobiernos, indistintamente su tendencia política sean más exhaustivos en la búsqueda de las bandas criminales que operan a través de la web, es decir: pedófilos, redes de prostitución, secuestradores, entre muchos otros delincuentes que se esconden detrás de un monitor. También considero necesario que el Estado, la sociedad organizada y sobre todo las familias lleven a cabo una campaña de educación y concientización del uso de internet, para evitar que este sea el indebido. Hoy en día observamos que muchos padres dejan a sus hijos que pasen largas horas metidos en las computadoras, sin saber los que estos hacen, qué sitios visitan, con quiénes se comunican, etc. No son estos mismos padres los que se quejan de que sus hijos han aprendido cosas inadecuadas para su edad a través de la web? y es cuándo aquí nos preguntamos:y de quién es la culpa? del internet o del padre que no supervisa, no orienta ni enseña a su hijo a cómo usar la red? Esto me parece fundamental pues la familia es la piedra angular de la sociedad. Y si queremos que las cosas cambien o mejoren, debemos empezar ya desde nuestras casas.
    En otro orden de ideas, me pareció muy interesante que países del primer Mundo, como Italia, Gran Bretaña, Australia y Francia estén pensando en censurar, en cierta medida (si es que ya no lo hacen implícitamente) ciertos contenidos de internet. Es interesante que estos países, tan desarrollados y democráticos, quieran coartar la libertad de expresión, el derecho a la información y el libre albedrío de los usuarios a la hora de elegir los sitios que deseen visitar. Insisto, el problema NO se soluciona así, hay que ir a la raíz, no cortar el tallo pues volverá a crecer. Lo único que me queda claro, es que a los gobiernos (socialistas, capitalistas, democráticos, dictatoriales, etc) no les conviene que se filtren ni se compartan ciertas informaciones y opiniones. Ese es el verdadero problema para ellos, no el pedófilo ni el secuestrador.

  2. Valentina
    15 enero, 2011 at 9:43 pm

    Desde mi punto de vista, censurar no soluciona nada.

    La pedofilia en la red: uno de los argumentos más utilizados a favor de la censura en Internet. Aparentemente lo ideal es bloquear cientos de páginas mientras los pedófilos siguen tranquilos en sus casas grabando videos, administrando sitios webs, disfrazándolos y evadiendo la censura. Así, el que comete el delito continúa sin recibir ningún castigo y los gobiernos pueden estar orgullosos de que hicieron algo al respecto. Aquellos que visitan la página sólo tendrán que superar la censura o buscar una página nueva. Es como barrer el polvo bajo lo alfombra para decir que nuestra casa está limpia. Ya lo dijo +pop: es más fácil matar al mensajero que al emisario.

    Pero no sólo se censura a los pedófilos y es por esto que ha despertado tanto interés entre quienes detentan el poder. Censurar implica la posibilidad de controlar lo que se dice y de silenciar la crítica. Censurar es poder inclinar hacia un lado u otro un medio neutral. Cada día más paises establecen controles al Internet porque le temen. Lo que no parecen entender es que no es al Internet al que deben temer sino al ciudadano que siempre encuentra una forma de burlar la censura.

    Es cierto que se cometen crímenes en la web y que estos deben ser regulados y castigados como corresponde. Por eso, lejos de censurar al inocente, castiguemos al culpable.

  3. 16 enero, 2011 at 5:14 pm

    Censores de la red podrían ahorcarse con los cables
    Así como tratar de retener el agua con las manos es para los gobiernos controlar el internet. Técnicamente lograr una censura total de este medio es un arduo trabajo que sólo con mucho tiempo, fuerza humana y grandes sumas de dinero pueden hacer de este terrorífico sueño (para algunos) la pesadilla de otros, claro…se puede llegar a despertar.
    Me parece imposible una censura de la red en países del tercer mundo donde aun se va la luz. Sin embargo, también creo que en países bajo esta categoría se permite creer en la posibilidad inmediata de una censura digital dada por el gran analfabetismo existente.
    En mi país, por ejemplo, considero que la gente está en pañales con respecto al tema. Muchos usando el internet y muchos teniendo como página de inicio facebook. Ni los mismos censores saben en qué lio se están metiendo, confunden términos, hacen leyes sin pies ni cabeza y al mayor. Cómo temerle a un torturador sin objetos que inspiren dolor y cómo confiar en un pueblo en medio del oscurantismo. Dilema.
    Aun así confió más en la posibilidad de una comunidad cada día más consciente de sus herramientas que en gobiernos sedientos de poder que se ahorcan con sus propios cables. Una persona con dos dedos de frente buscará de la triple doble v sacar lo mejor en función de sus intereses, en beneficio de todos. Pero para nuestro pesar eso de la inteligencia colaborativa no está de moda.
    De que estamos en tiempos de ciberguerra, estamos. Pero ojo, en toda guerra uno de los grupos de combates esta menos preparado. Habría que analizar por países las posibilidades de que los usuarios de internet terminen siendo los triunfadores y no los vencidos. Que tanto acceso a los sistemas de filtrado y vigilancia contra la encriptación de los e-mails, uso de los proxies, protestas y asociaciones cuyo lugar de nacimiento fueron las red sociales y su desarrollo en las calles, qué armas o no manejan…serían las preguntas en tema de censura.
    Internet desde su creación tuvo su función clara: tejer informaciones, cruzarlas, difundirlas y compartirlas para que esté disponible para todos y en todo momento. “La red está pensada para que los puntos de acceso sean independientes unos de otros, de manera que si uno de ellos se cierra, los otros queden abiertos”, así lo afirma José Alí Vivas, presidente de Terabrain Comunicaciones. Entonces, ¿el fin de la era digital esta cerca en algún país del mundo?
    Así como una vez en clase salió la frase “el poder existe porque unos obedecen” pues la mediocridad e ignorancia vive en la medida que viven algunos sometidas a una de ellas. Me gusta hablar de soluciones, por eso no hay otro camino que educarnos y siempre dar un paso más que nuestro posible depredador.

  4. Andreina De Abreu
    16 enero, 2011 at 11:48 pm

    El camino del control es el más fácil y quizás el más cómodo, pero también constituye un gran peligro. Si hablamos de que el ejercicio de libertades es el fundamento de una sociedad democrática, es hasta reprochable querer controlar el acceso a la Internet.

    La Web ha permitido que exista pluralidad, y es precisamente de esa diversidad de la que se componen las sociedades libres. La World Wide Web abrió las puertas al mundo. ¿Quién querría regresar al uso de la Intranet si podemos estar en contacto con países más allá de nuestras fronteras físicas? La Web se universalizó, y es por eso mismo que no veo justo regresar a un sistema cerrado, cual una carcel de barrotes en la que nos permitan ver sólo aquello que no sea dañino.

    Además, ¿quién podría decirnos lo que es bueno y malo? Si se prentende regular la red, la legislación debería surgir del consenso general, de la soberanía. Soy de las que cree que Internet es una herramienta valiosa, en constante evolución y que aún tiene mucho por demostrar. La Web es intercambio, es dinamismo.

    En el tema de educación, considero que es esencial explicar cómo convertirse en un informador responsable. Entendiéndose esto como aquel agente con conocimiento de lo que está ocurriendo. Esa palabra (conocimiento) es importantísima. Conocer es poder. Creo que aquí cabe el término edupunk, que quiere decir que todos podemos acceder al conocimiento y aprender a través de vías distintas, no convencionales.

    Las plataformas digitales han permitido que el conocimiento se haga colaborativo y horizontal. Un ejemplo de ello es wikipedia, ya con diez años cumplidos desde su creación. A mi modo de ver, es uno de los mejores ejemplos para demostrar que la inteligencia colectiva da resultados.

    En lugar de censurar, ampliemos las libertades. Me gustaría que siguiéramos el ejemplo de Finlandia, que con el decreto nº732/2009, en vigor a partir del 1 de julio del año en curso, el acceso a la Internet se convertirá en un derecho fundamental de todos los ciudadanos. Esto de acuerdo al informe de Reporteros sin Fronteras.

    Opino que los culpables deben ser castigados. Pero no tenemos por qué pagar justos por pecadores. Aún queda esperanza, al menos yo creo que sí.

  5. María
    17 enero, 2011 at 5:47 am

    Donde hay miedo, hay censura.
    Donde hay autoritarismo, no hay libertad de expresión.
    Para el profesional de la comunicación, la censura viola su Código de Ética,

    Desde que el mundo existe, cuando el “poder” se ve amenazado adopta acciones inauditas y arbitrarias con tal de mantenerse; unos cuantos siglos atrás, cuando no éramos tan civilizados, las medidas eran más cruentas (la hoguera, el paredón, la horca), hoy por hoy se sabe de blogueros perseguidos y arrestados por expresar lo que pensaban u opinaban en contra de las acciones de un régimen.
    Sin embargo, otra realidad nos circunda, una que no podemos tapar con un dedo, y no es otra que la existencia de mensajes que atentan contra la moral y las buenas costumbres o que promueven actos delictivos, porque en la “red del Señor todo es posible”, y a pesar de que es el “mensaje ” el que debe recibir todo el peso de la ley, también hay que reconocer que existe un “medio” que ha facilitado la publicación de ese “mensaje”.
    Lastimosamente en Venezuela, la atmósfera no está como para creer que la intencionalidad de la censura obedece sólo a un deseo por mantener el orden social, sino que una vez más el trasfondo ideológico y los intereses políticos son los que prevalecen en la toma de decisiones legislativas.
    La evolución de los medios que se da a la par de las innovaciones trecnológicas, su importancia, penetración y efectos, facilitan la construcción de una sociedad libre, donde todos tenemos cavida, donde todos podemos opinar y disentir, esa es la sociedad del ciberespacio, esa es, aunque utópica, por ahora, la sociedad a alcanzar.

  6. Francisco Rondón
    17 enero, 2011 at 1:44 pm

    Desde que empecé a ver la clase de lógica digital en la Escuela de Comunicación Social de la UCV he pensado en lo importante que es educarnos en materia de medios digitales. Internet es sin duda una de las herramientas más importantes para el desarrollo de cualquier persona en el mundo. No importa la profesión, no importa el sexo, no importa la edad, no importa nada. Internet puede ser la biblioteca más extensa y de la que podrás sacar todo el provecho necesario, pero también puede ser la puerta a un sinfin de información bizarra que debe ser manejada con mucho cuidado.
    Sin embargo, mi punto es que si censuramos internet por aquellas páginas que afectan “la moral y las buenas costumbres” también estaríamos censurando material importante para el desarrollo de muchas personas. Es por esto que considero que es aquí donde la educación empieza a jugar un papel importante, y no hablo de la ensañanza de valores, hablo de una educación digital. Es hora de empezar a enseñar a usar internet.
    Yo recuerdo mi primera experiencia en una biblioteca seria y lo recuerdo como una situación bastante confusa, había que hacer una búsqueda de títulos entre un poco de fichas almacenadas en una caja de madera, luego anotar la cota y llenar un formulario en el que te piden hasta el tipo de sangre y luego hacer entrega al bibliotecario. Todo esto en silencio. Para lograr una búsqueda exitosa en una biblioteca era importante conocer la dinámica del medio, manejar los códigos dentro de la instución y saber cómo hacer una búsqueda que resulte efectiva; y esto es exactamente igual a lo que ocurre en la web. Tenemos que aprender a usar internet. Debemos aprender códigos de búsqueda, el uso de la nomenclatura necesaria para obtener en poco tiempo la información que estamos buscando.
    El mundo evolucionó y si bien las matemáticas y el lenguaje siguen siendo parte importante de nuestro pensum durante nuestros primeros años de educación básica considero que la lógica digital debe ser incluída en la lista de materias obligatorias en colegios y escuelas.
    No se trata de aprender a usar word o hacer dibujos es paint, eso ya no es tan necesario enseñarlo, al parecer las nuevas generaciones traen un gen 2.0 incluído que les permite manejar esas herramientas con tanta facilidad como cualquier estudiante universitario, sin embargo, internet es un arma tan poderosa que debe ser explicada para lograr un uso conciente y así lograr disminuir los puntos negativos que pueda tener.
    En definitiva, yo creo que en la medida en que los usuarios sean educados para un manejo efectivo de la web serán los mismos usuarios quienes podrán censurar aquellas páginas que no deben tener lugar en un medio tan útil como necesario en esta sociedad que empieza a vivir en la era digital.

  7. Ricardo Aldazoro
    17 enero, 2011 at 2:07 pm

    “Los hombres son criaturas muy raras: la mitad censura lo que practica; la otra mitad practica lo que censura; el resto siempre dice y hace lo que debe”

    Benjamin Franklin

    Condenar al medio por las acciones que realizan sus usuarios es inadmisible, grave error pensar que cuando un gobierno o una autoridad toma la decisión de censurar un medio se va a lograr controlar el acceso a la información. Al haber barreras, van a existir individuos que propondrán e intentarán derribarlas, y algunos lograrán su meta.

    La creación de medidas alternas como lo son los proxys públicos (anónimos) nos permiten navegar a los usuarios de manera secreta, sin que se tomen nuestros datos ni dejar huella alguna. Esta herramienta ha sido de bastante utilidad para numerosas restricciones que se nos ha impuesto en la red, de hecho ya es accesible y fácil de usar para todo el público, no necesitamos ser programadores. Hay sitios en la red que ofrecen este servicio de proxy, como se menciona en la discusión, y hasta algunos exploradores de Internet ofrecen a través de plugins la opción de al hacer click derecho a una url, da la posibilidad de navegar “de manera espía”.

    Otro punto que llamó la atención de esta publicación fue sobre los países que solicitan a Google omitir información sobre algunos temas. Recuerdo haber visto hace unos meses en una publicación de la página http://www.elmundo.es, reconocida Website de noticias y prensa digital e impresa, un informe publicado por Google en el año 2009, donde asegura que Brasil es el primer país (sin contar China) que solicita mas censura y datos de usuarios a la reconocida empresa, seguido de países como Estados Unidos, Reino Unido, La India y Alemania (Fuente: http://bit.ly/9ZVsmQ) . Aquí entonces surge una gran contradicción sobre naciones que son democráticas y ejercen más censura que otros países que no lo son. Es un tema bastante curioso y que sería digno de un estudio, y echar un vistazo de cerca.

  8. Andrea López
    17 enero, 2011 at 10:13 pm

    La lógica de la red de horizontalidad y democratizacion, de empoderamiento de las masas, arremete profundamente contra la lógica del estado moderno el cual centraliza el poder en un solo ente. No es de sorprender que existan este tipo de reacciones ante este proceso en el cual la red sirve como una forma de empoderamiento del ciudadano común. Mas poder para el ciudadano representa menos poder para el estado, por ende no es de sorprender que los tipos de censura son directamente proporcionales al discurso ideológico y los interesa en general del poder establecido. Si bien la red no es completamente neutral pues quienes pueden acceder a ella no representa la totalidad de la población, la solución no es coartar las posibilidades y la capacidad de elección y discernimiento de quienes si pueden acceder.

    Aunque la red no sea neutral y los contenidos que allí se publican reproducen intereses de ciertos ejes de poder, si se quiere contrarrestar esto la solución noe sta dada en censurar contenidos o regular nuestro acceso a ella, la solución es facilitar el alcance (tanto como con conectividad como con educación) a estos medios a todas las voces que deseen expresarse para asi constituir este ente horizontal que todos deseamos.

    La respuesta esta a mi parecer en inclusión y educación: inclusión de todas las voces para lograr así la horizontalidad e igualdad que se necesita y educación para lograr el mantenimiento de las normas de la vida 1.0 en la vida 2.0. Concuerdo perfectamente en que la forma de disminuir los crímenes no es limitando el medio en el que estos se dan si no castigar a los criminales, en ese sentido se deben quizás mejorar los mecanismos mediante los cuales se puede llegar a quienes violan las leyes, sin embargo son decisiones que merecen un mejor análisis de los pro, los contra de tomar cualquier tipo de medida que viole la libertad en la red.

  9. Alesandra Tovar
    18 enero, 2011 at 2:58 am

    En todas las épocas los gobiernos han necesitado buscar un enemigo, un adversario a quien culpar de sus fallas, y los medios de comunicación y toda nueva tecnología han sido blanco de ataques en su momento. Esta vez le toca el turno al internet, ya que los medios de comunicación tradicionales se encuentran bajo control, con las instituciones gubernamentales como un águila vigilante del contenido, que no da cabida a la libre expresión. Es inconcebible que los gobiernos, y más aquellos que se declaran democráticos, quieran coartar la libertad de expresión que nos ofrece el ciberespacio bajo el discurso de la protección de la seguridad pública, teniendo en cuenta además que este es uno de los derechos fundamentales de la democracia. Si bien existen portales o blogs que pueden incitar a la violencia, el racismo, el odio o la xenofobia, etc, son sus creadores los que deben ser castigados y no el medio.
    Lo que me parece inaceptable es la posible irrupción del gobierno en las redes sociales, que se supone un lugar donde las personas pueden expresar libremente sus pensamientos y sentimientos, y que esto se pueda convertir en una verdadera cacería de brujas hacía todo aquel que diste del modelo de gobierno.
    Sin embargo, esto puede ser una razón para que todos nos adentremos en el mundo de la tecnología más allá de enviar y recibir correos, o utilizar los sitios de chat, porque mientras haya reglas, siempre existirá la manera de romperlas.

  10. Antalya Diaz
    25 enero, 2011 at 4:48 pm

    La censura en internet…

    Este tema es sensible a muchas personas, tanto a los “censores” como a los “censurados”, en muchos aspectos me siento totalitaria, arbitraria, dictadora, censora y demás calificativos negativos, pero no parece totalmente mal que haya cierta censura en internet, lease bien CIERTA CENSURA. Sobre todo porque me preocupa lo que pueda ver en internet un hijo mio.

    Por otro lado me parece absurdo y hasta denigrante tener que hacer mil maromas para saltar la censura, porque el gobierno (del país que sea que aplique censura) no quiere que revise páginas “subersivas” como wikileaks, por ejemplo.

    Sin embargo para que esto sea entendido por los entes censores es muy dificil, para los gobiernos es más fácil “cerrar páginas” que hacer un trabajo de investigación, por ejemplo, si fuera el caso, de una página de prostitución infantil. La solución está -como dice Luis Carlos- en evangelizar en el uso correcto de la herramienta, en poder sacarle el jugo.

    En fin, la censura tiene sus matices, como quien dice si le damos un dedo se quieren agarrar toda la mano, allí está el peligro de dejar que apliquen la censura en internet, puesto que aquí no todo es malo, por el contrario, es mas lo bueno que lo malo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *