Hay mucha vida pop en Londres

Andy Warhol, provocador y voyeurista por naturaleza, afirmaba que los buenos negocios son el mejor arte.

La gente reía. Unas buenas décadas después el chiste se convirtió en el hit del otoño en el museo Tate Modern de Londres.

Mientras escribimos estas líneas, se inaugura en este museo la exposición Pop Life: Arte en un mundo material, que expondrá el trabajo de artistas que han seguido literalmente el precepto de Warhol y concibieron sus propuestas para el comercio y los más masivos de los medios.

¿Crearon marcas o crearon arte? Aquí caemos en territorios incestuosos. Recomendamos dejar de lado la neurosis etiquetatoria y entregarse a esta propuesta mixta que valida la lucidez e ironía pop.

Pop Life incluye obras de Andy Warhol, Damien Hirst, Jeff Koons, Takashi Murakami entre otros. Estará abierta hasta el 17 de enero del 2010. Recordemos que en el MOMA de Nueva York durante este mismo período podríamos visitar la retrospectiva de Tim Burton. Pop´s attack, definitivamente.

La propuesta de los curadores es que la lección más radical de Warhol –los buenos negocios son el mejor arte- se refleja en artistas posteriores que siguen sus preceptos. Artistas deliberadamente infiltrados en la maquinaria publicitaria y el mercado.

Vemos como la ética y estética pop ha calado literalmente en la publicidad y el mercadeo, donde nunca sabremos quién fue el padre o quién fue el hijo.

Una lección posible es que unirse al poder del star-system y expandirse más allá del círculo artístico para habitar el amplio mundo de los negocios, efectivamente es un arte. Así lo demuestran estos artistas que han explorado y explotado canales masivos fuera de los museos.

Esta fusión de cultura y comercio tradicionalmente se ha considerado traición a los valores del arte moderno. El Tate desmonta esta postura conservadora y celebra los buenos negocios convertidos en arte. En realidad no encontramos esta postura tan novedosa, pues los diseñadores gráficos e ilustradores llevan años gritándonos esto a la cara con su arte vendido para vender.

Para ellos va este reto: el Tate Modern abrió un concurso de franelas (poleras – remeras – tshirts), invitando a diseñadores de todo el mundo e enviar sus propuestas inspiradas en Pop Life.

Cuando ganen nos avisan que en +pop seguro compramos 2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *