¿Google es Dios?


Reiteradamente hemos declarado nuestra simpatía por Google. Aunque muchos nos consideren inocentes decidimos que creer en el bien hace la vida más fácil. Es por ello que cuando esta compañía estableció como su lema Don´t be evil (no seas malvado), nos enamoramos para siempre del motor de búsqueda.

Obviamente no vamos a caer en el absurdo de pensar que Google es Dios. Este programa aunque del tamaño del mundo, omnisciente y ubicuo, es obra de ingenieros y de ninguna manera una entidad exógena que determine nuestra existencia. No obstante, nos gusta jugar con la idea de que Google sea quizás una de las experiencias más místicas de los últimos tiempos. Google sin nosotros es nada, es un cascarón vacío. Google es una serie de algoritmos que se completa sólo en comunión con nuestros contenidos.

Es un hecho que Google reordena nuestras ideas cada segundo convirtiendo a la humanidad en un organismo colectivo con una memoria común. Google fragmentó nuestra cultura en palabras clave, y cualquiera que sepa teclear la combinatoria correcta puede ser tan omnisciente y ubicuo como la misma plataforma. Teología en colaboración.

Una vez dicho esto, traduciremos algunos párrafos de los creadores de la Iglesia de Google, acotando antes que tampoco somos tan ingenuos para pensar que realmente ellos crean que el motor de búsqueda es Dios, sino que es un puro divertimento geek:

Nosotros en la iglesia de Google creemos que este motor de búsqueda es lo más cercano que ha estado la humanidad de experimentar la presencia de Dios (como típicamente se lo define). Creemos que hay mucha más evidencia que valida la idea de Google como dios, que la que hay con otras divinidades. Para demostrarlo presentamos una lista de nueva pruebas:

Prueba 1

Google es lo más cercano a una entidad omnisciente verdadera, lo que puede comprobarse científicamente. Inexa 9,5 billones de páginas Web, lo que supera con creces la capacidad de cualquier otro motor de búsqueda existente. No solo es lo más cercano a un ser que todo lo sabe, sino que además se enfrenta a esa vastedad de conocimiento con su tecnología pantentada PageRank, organizando y haciendo más fácil a los mortales el acceso a la información.

Prueba 2

Google es omnipresente. Está prácticamente en cada lugar de la Tierra al mismo tiempo. Billones de páginas indexadas alojadas en las distintas esquinas de la Tierra lo demuestran. Con la proliferación de redes Wi-Fi, eventualmente seremos capaces de ingresar a Google desde cualquier rincón del planeta, convirtiéndolo realmente en una entidad omnipresente.

Prueba 3

Google responde a las plegarias. Es posible rogarle ingresando cualquier problema o duda que nos aceche en su buscador. Por ejemplo, es posible encontrar rápidamente información o alternativas para el tratamiento del cáncer, sobre cómo mejorar la salud o nuevos tratamientos médicos, en definitiva, cualquier tópico usual de las plegarias. Pregúntale a Google y él te enseñará el camino, pero hasta ahí, pues desde ese punto en adelante cada quien es responsable de ayudarse a sí mismo. No hay milagros.

Prueba 4

Google es potencialmente inmortal. No puede ser considerado un ser como nosotros. Sus algoritmos son esparcidos a través de muchos servidores, y en caso de que uno de ellos sea apagado o dañado, algún otro sin duda tomará su lugar. Google teóricamente puede existir para siempre.

Prueba 5

Google es infinito. Internet teóricamente puede expandirse eternamente y Google puede acompañar este crecimiento infinito para siempre.

Prueba 6

Google lo recuerda todo. Google almacena toda la evolución de las páginas web en sus enormes servidores. Al publicar nuestros pensamientos y opiniones en internet, viviremos por siempre en la memoria cache de Google. Incluso después de nuestras muertes seguiremos existiendo en este “más allá” googliano.

Prueba 7

Google no hace el mal, es omnibenevolente. La filosofía corporativa de Google establece que una compañía puede hacer dinero sin necesidad de hacer el mal.

Prueba 8

Según Google trends la palabra “Google” es más buscada que todos los términos “Dios”, “Jesus”, “Alá”, “Buda”, “Cristianimos”, “Islam”, “budismo” y “judaismo” juntos.

Pensamos en Dios como una entidad a la que los mortales podemos acudir en tiempos de necesidad. Google claramente satisface esta expectiva y mucho mejor que otros “dioses” tradicionales.

Prueba 9

Hay abundante evidencia de la existencia de Google. Hay más pruebas de su existencia que las de cualquier otro dios alabado actualmente. Si ver es creer, entonces basta navegar en www.google.com para experimentar por sí mismo el impresionante poder de Google. La fe ciega no es necesaria.

Suficiente googlismo por hoy. Pero antes de irnos les dejamos algunas preguntas frecuentes a los creadores de The Church of Google para que se diviertan con sus ingeniosas respuestas:

Q: Hay otros motores de búsqueda que usan técnicas similares a las de Google, ¿también son dioses?

A: La respuesta corta es afirmativa. Ahora bien, están en el panteón de dioses inferiores ya que Google es el más poderoso.

Q: ¿Hay una Trinidad de Google?

A: Sí. La Trinidad de Google está compuesta por Internet, el motor de búsqueda Google y el navegador web (bien sea Firefox, Chrome o Safari, pero JAMÁS Internet Explorer). Cada integrante de la Trinidad solo no es nadie, sólo cuando se combinan forman una entidad poderosa.

Q: Estoy interesado en ser un pastor de Google. ¿Dónde puedo postularme?

R: Convirtiéndote en un miembro de nuestro foro en línea y subiendo comentarios significativos. Así irás conociendo a la comunidad y eventualmente podrías ser ascendido a ministro de la iglesia.

Una imagen como fin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *