Exit Through the Gift Shop de Banksy: ¿documental o mockumentary?


No les vamos a dar aquí una sinopsis del filme de Bansky que desde 2010 ha dado mucho de que hablar. Véanlo mejor. Así nos podrán acompañar en la aventura de signos que empezaremos en la tercera edición del seminario Semiótica para Comunicadores de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela. La idea es que al final del curso todos tengan algunas herramientas para descifrar si Banksy documentó una historia o jugó con nuestras mentes.

Las opciones son dos entonces, ¿es un documental genuino o es lo que en inglés llaman mockumentary? Lo primero es acordar qué entendemos por mockumentary, que no es otra cosa que un filme que sigue la estructura narrativa del documental pero está basado en componentes falsos, que generalmente es realizado en tono de burla o comedia. La mejor referencia que podemos darles es el Borat del genial Sasha Baron Cohen, idea germinada en su show Ali G, donde seriamente se burló de la sociedad seria, involucrando a figuras como Donald Trump, Noam Chomsky y Boutros Boutros-Ghali en sus sátiras (y sin estos haberse dado por enterados, al menos en un principio).

En español tenemos términos que comunican menos eficientemente la idea del mockumentary, que son falso documental o simplemente sátira. Pero la verdad es que esas opciones no nos suenan tan divertidas y precisas como mockumentary, neologismo que proviene del verbo inglés to mock, que significa burlarse de alguien.

Entonces, ¿es el filme de Banksy un documental genuino o un mockumentary? El método semiótico nos ayudará a descifrarlo. Con cada capa de conocimiento que iremos agregando a lo largo del curso mejorarán las herramientas analíticas para decidir si Banksy jugó con nuestras mentes o si genuinamente estaba contando una historia.

Tenemos una opinión muy clara al respecto, pero vamos a guardarla para el final, y así dejamos que cada uno de los estudiantes de Semiótica para Comunicadores disfruten de su propio eureka. La idea es enseñarles a dudar, pero a dudar metodológicamente =)

La primera tarea: Responder en un comentario a la pregunta ¿Exit Through the Gift Shop de Banksy, ¿es un documental o un mockumentary? Al final del curso la compararemos con la conclusión más “culta”.

Andrea Hoare Madrid

9 comments for “Exit Through the Gift Shop de Banksy: ¿documental o mockumentary?

  1. 15 septiembre, 2011 at 7:27 pm

    Bien interesante el planteamiento para el seminario. No hay duda de que se renueva cada vez para dar envidia a quienes ya lo cursaron, jeje…
    Todavía en la pila “por ver” de mis DVD, cuando todavía sobrevivía “Contra La Pared” en la ECS-UCV había sugerido hacer un ciclo dedicado al género con este (qué tanto) falso documental y terminar con uno que fue clásico de culto, “This is Spinal Tap”, que introdujo el término “rockumental”, para vincular con el siguiente ciclo dedicado a éstos. Pero más que comentar mis frustraciones, pasaba para sugerir una traducción que surgió de un trabajo donde nos pareció simpático resolver con un falso documental una asignación de Televisión II: el Bestiario Televisivo http://www.youtube.com/watch?v=w4V_hrBf_nQ Así, la criollización que Luisana Valdivieso (@Luisywood) hizo: muecamental.
    Saludos y éxitos,
    @joCalejandro

  2. Jessica Márquez Gaspar
    25 septiembre, 2011 at 12:01 pm

    Responder a la pregunta planteada por la Profe. Hoare me obliga a revisar conocimientos adquiridos en otras materias. El semestre pasado vi Cine 2, una materia dedicada al documental. En mi opinión, se trata simultáneamente de un documental y de un “falso documental”. Utilizando el formato y sus códigos particulares, Bansky se atreve a cuestionar desde el discurso mismo del formato su discurso, es decir, su contenido, su mensaje.
    Su pregunta, que me parece está expresada al final de la pieza, realmente la recorre de principio a fin: ¿Qué es el arte? ¿No es acaso una convención social? ¿Quién decide entonces qué tiene valor, estético y monetario, y merece la admiración y reconocimiento del colectivo?. Por ello, los elementos o herramientas propias del documental son exageradas a lo largo de “Exit through the Gift Shop”, por Bansky, para mostrar la ironía de que, alguien que nunca había hecho arte, que fue un terrible director, encontrará el camino, manejara los signos precisos, para hacerse a sí mismo un representante consagrado, famoso y rico del movimiento del Street Art.
    Al final del día, Bansky llevó a video el asombro que le produce que ésto haya sucedido así, en una propuesta que parece una crítica al sistema, y que recuerda a “F for Fake”, un documental que parece valerse de la misma posibilidad, del magnífico Orson Wells.
    Realmente sé muy poco de semiótica, pero me parece que la propuesta de Bansk es válida, son preguntas que todos deberíamos hacernos: ¿Por qué?, ¿Por qué ésto y no lo otro? ¿Hacia dónde vamos?. Y, tal vez, la respuesta esté en los signos: porque el acuerdo social y la posibilidad de significación es infinita y, al mismo tiempo, limitada a un contexto. Aunque algunos signos trascienden culturas y hace posible que la Marilyn Monroe de Andy Warhol sea reconocida aquí y en Pekín.
    Entonces, para resumir, mi respuesta: es ambas. Documental y falso documental. Es un documental porque sigue todos los lineamientos y su historia es real (pueden chequearlo en http://www.mrbrainwash.com/about/about.html) pero también es ficción, es decir, es ironía y “mocking”, en tanto ironiza su propio mensaje y lo presenta con el asombro de Bansky ante el fenómeno de Therry.

  3. Iván Díaz
    25 septiembre, 2011 at 2:33 pm

    Exit Through the Gift Shop, el primer film dirigido por el solitario y legendario artista callejero conocido como Banksy es como una especie de rompecabezas de documental. Esta perfectamente diseñado y lanzado para ser agradable en múltiples niveles: en uno está la entretenida y enriquecedora mini historia del arte callejero y en otro más enteramente retorcido y divertido que muestra la irreverencia de los artistas de la calle y sus patrones. La película contiene escenas de Banksy, Shepard, Fairey, Invader, y muchos otros de los más infames grafiteros del mundo en el trabajo.

    Todo empieza con la idea del francés Thierry Guetta, quien quería filmar a los artistas callejeros en el proceso de creación de sus respectivos trabajos. Él les dice que va a grabar un documental, pero nunca expresa que en realidad no tiene la menor intención de editar las imágenes. Sin saber esto, muchos de los artistas callejeros de todo el mundo aceptaron participar. Incluso el propio Thierry aparece en algunas escenas ayudando a los artistas creando el arte.
    Con todo el material en video que consigue el francés, Banksy lo convence para que realice una película. Meses más tarde Thierry le enseña a Banksy lo que logró hacer con todo ese tiempo y no consiguió impresionarlo. Así que Banksy decide utilizar las imágenes y agregar material adicional para realizar su propia película acerca del viaje de Thierry en este proyecto. Banksy también convence a Thierry de convertirse en artista callejero, por el hecho de que pasó mucho tiempo involucrado en el proceso del arte callejero. Así que el francés se reinventa a sí mismo como MBW un acrónimo de “Mr. Brain Wash”.

    Esta primera incursión de Banksy en el cine arrastra su única mezcla agridulce de humor y sátira política pataleando y gritando en la pantalla de plata. Si alguien estaba esperando que se revelara su verdadera identidad, pues saldrá decepcionado. La película comienza con una figura a oscuras de un hombre encapuchado, y mientras que el acento británico característico de Bristol, desafía a la alteración de voz, está claro que esta película no está diseñada para desenmascarar su personalidad. Más bien el humor de Banksy tiene un tipo muy diferente de revelación en la mente.

    Mucha gente piensa que la obra es un engaño, y debería serlo, es demasiado divertida y perfecta para ser todo lo contrario, pero Banksy es un artista de la calle, que ha visto la percepción de sus obras, por diseño temporal y por desfiguraciones de diseño y que ha cambiado el grafitti y lo ha convertido en un arte que necesita ser preservado, que se corta de las paredes y se vende.
    A mi gusto es una obra muy buena, por el hecho de que la considero como un documental, sigue siendo un registro de los eventos no es artificial, no es “Mockumentary” en la forma que es “Spinal Tap”. MBW existe, siendo creado por Banksy o Thierry o ambos y la película documenta su llegada.

    Exit Through the Gift Shop captura el nacimiento de una broma, es genial y simple. Una mezcla extraña que no permite discernir entre ficción y realidad, pero única. Si es cierto que posee elementos para considerarla una parodia, pienso que todo el trabajo artístico documentado funciona, porque es una construcción que está por encima de todo entretenimiento, es creatividad, es arte, y para mí es real.

  4. María Emilia Jorge
    26 septiembre, 2011 at 5:19 pm

    Creo que mi respuesta no será, ni remotamente, la más culta. Empezando por el hecho de que quedé un poco confundida.
    En principio diría que no es completamente un documental ni un mockumentary. En mi opinión es una mezcla entre ambos. Supongo (según lo que entendí) que la mayor parte de las imágenes son reales, pero el final no sé por qué me dejó un sabor de ficción. Llámenme incrédula, pero pienso que tanta burla y tanta ironía no puede ser de gratis ni puede salir tan espontáneamente como para que sea completamente cierto. No sé.
    Sea lo que sea, está muy bien realizado y logra quedarse con la atención de quien lo ve. Y si puede hacernos(me) dudar, seguramente está alcanzando su objetivo.
    PD: Sí, fue una respuesta digna de Cantinflas, pero no me puedo decidir.

  5. Liliana Ochoa
    26 septiembre, 2011 at 5:23 pm

    En el mundo cinematográfico, muchas son las opciones. Dependiendo de lo que se quiera
    transmitir existe un género. Hay cine independiente, de animación, documental, experimental
    y de autor. En este caso se plantea la interrogante si “Exit through the gift shop”, de Banksy
    es un documental o un mockumentary. El primer término hace referencia a aquel tipo de cine
    que se basa 100% en la realidad. Por el segundo, como se señala en la pauta, un filme que,
    aunque se apega a la estructura narrativa del documental, está compuesta por componentes
    irreales.

    A título personal, y sin contar con los basamentos teóricos lo suficientemente sólidos,
    considero La obra de Banksy, en principio, parece ser un documental donde se expone
    el street art como movimiento cultural alrededor del mundo. El testimonio del supuesto
    Banksy, de Thierry Guetta, Spacer Invader y demás representantes de este género calan
    perfectamente en la narración de los hechos que se pretende contar. Las grabaciones que
    muestran a los grafitteros y demás artistas otorgan, a su vez, una carga de credibilidad
    en el trabajo cinematográfico. Asimismo, se aprecian las declaraciones de medios de
    comunicación ante las obras más controversiales de Banksy en Londres, Cisjordania y
    Nueva York.

    Todo esto, particularmente, dejó de tener el mismo peso cuando nos acercamos al final
    del filme, donde no se sabe si el giro que da la vida de Thierry Guetta y los comentarios
    realizados por Banksy representan una sátira a lo increíble que puede llegar a ser el mundo
    artístico o si, en realidad, estos comentarios son ciertos y Thierry sólo es un hombre con
    suerte.

    Otra cuestión que también me hizo ruido al momento de ver el filme es, definitivamente, el
    final. Ver al francés escribiendo en el muro y, posteriormente, tumbándolo es una imagen
    muy producida y que, si bien tiene una significación, escapa de la intención de “captar la
    realidad”, perdiéndose un poco en lo que llaman mockumentary.

    En resumen, hasta cierto punto me pareció un documental, para luego cruzar la difusa línea
    que separa ambos géneros cinematográficos.

    Evidentemente no es la respuesta “más culta”, así que esperaremos al final del seminario.

  6. Jules
    26 septiembre, 2011 at 5:33 pm

    Creo que haber estado nominado al Oscar como Mejor Documental sirve como prueba fehaciente de que “Exit Through the Gift Shop” es genuino. No que la institución de la Academia represente una norma en lo que a buenos Films respecta, pero se supone que su proceso de postulación es bastante serio. ¿Verdad?

    Dicho esto, es posible aún proponer la hipótesis de que el film es un hoax. Para aquellos que no somos entendidos sobre el mundo del arte de calle, que apenas por encima sabemos quien es Banksy por su notable notoriedad, es fácil acariciar la idea de que esto que estamos viendo, no es más que una historia (muy buena) de ficción, elaborada muy inteligentemente para divertirnos.

    Al mirar la película los espectadores seguimos la historia, que es una meta-película tan bien construida y es tan entretenida que se nos escapan detalles como una escena bien temprana en la que Thierry se ve en pantalla filmando al artista que pinta las sombras de los postes. Quien está detrás de la cámara aquí? Porqué Banksy, al mandar a Guetta a “hacer algo de arte” también envía un equipo de filmación? Si bien los acontecimientos que rodean al film realmente sucedieron, es posible que Thierry Guetta sea una invención de Banksy.

    Pero, ¿por qué?. Independientemente de que Thierry sea real o no, lo que sucede una vez que se convierte en Mr Brainwash es realmente la esencia de lo que se trata esta película. Banksy te muestra desde adentro la construcción de esa mega-exhibición, y la bulla que se genera alrededor de ella. Te muestra cómo el arte de calle se ha vuelto algo ridículo gracias a la atención de los “coleccionistas” y ha perdido todo el sentido social o político que en un principio pudiese haber intentado conquistar.

  7. 29 septiembre, 2011 at 4:25 pm

    A pesar de contar con rastros característicos de un documental que asoma la vida infraurbana, a través de su narrativa, Exit Through the Gift Shop, expone muy a su manera irreverente rastros de un mockumentary, por el hecho de contar con aspectos satíricos, cargados de componentes “falsos” y porque no decirlo, es exponencialmente abierta a la burla o comedia de un diarismo cotidiano cargado de reglas y rasgos de linealidad social. Digo todo ello, pues me sorprendió su asomo al desafío subjetivo del típico arte narrativo que nos deja ver la vida de un individuo que muestra a través de sus acciones desafiantes y recorridos por una cotidianidad diferente, donde la plástica urbana demuestra la necesidad de hacernos entender que todo es una expresión del todo, esto sin dejar en algunos momentos de “confundir” al espectador entre la disyuntiva de ser documental o no. A mi manera de ver, interesante la reacción que genera. Retomando la idea inicial, su recorrido y exponentes dejan ver claramente como se puede entender el mundo desde una perspectiva ilustrativamente paralela, el caos y punto de vistas de quienes a través del arte urbano desean enfrentar y expresar lo interesante de la cotidianidad urbana y/o citadina con sus paradigmas. Definitivamente ese humor e irreverencia desafiante, libertad poco usual, rompe con la típica conductual narrativa documental..! En fin, puesto por un mockumentary..!

  8. Daniela P.
    30 septiembre, 2011 at 5:00 am

    ¿El filme de Banksy un documental genuino o un mockumentary?

    Ubicándonos en el contexto al cual es necesario recurrir para entender lo que nos presenta, podemos deducir que el “Exit Through The Gift Shop o Salida de la tienda de regalos” es un documental en su estructura pero es un mockumentary en su contenido.

    MBW es una burla a los otros artistas, fue un monstruo creado por cada uno de los artistas callejeros que le mostraban su trabajo, lo alimentaron a nivel inconsciente del street art, conocimientos que más tarde se conjugaron con la cultura pop y generaron una gran obra.

    El contenido de esta pieza audiovisual es un claro ejemplo del proceso de creación de un “artista” en la actualidad, como adquiriendo ciertos conocimientos de aquí y de allá y haciendo un buen tratamiento de ellos puedes crear una gran obra de interés público.

    Considero que todo el material es una gran ironía para los responsables de street art que hicieron y hacen grandes trabajos y aun se mantienen en el anonimato, pero que vieron crecer rápidamente ante sus ojos al hombre que próximamente sería un regalo más de la gran atracción llamada cultura pop o maquinaria cultural.

    Otra forma de explicar mi punto de vista y adecuarla a una realidad más cercana a nosotros, es ver el caso de los nuevos “actores” de teatro provenientes de la televisión, los cuales hacen un par de cursos y caen en la tablas con gran repercusión en el publico, mientras los verdaderos actores de teatro, que han dedicado gran parte de su vida al arte y tienen un talento que mostrar, aun se mantienen en el anonimato.

    En fin, el documental es otra obra de arte de Banksy, una pieza muy astuta, muy simbólica, artística e irónica propiamente. Mientras transcurrían las últimas escenas hubo un mensaje implícito para los otros artistas de –Hey, ese hombre cualquiera que los perseguía para documentar todos sus trabajos, ahora es un monstruo que se ha vuelto millonario con vuestras habilidades adquiridas y magnificadas-

    Daniela López P.

  9. Erik B.
    1 octubre, 2011 at 2:10 pm

    Si fuésemos unos simples mortales que se toparon con el filme de Banksy quedaríamos sorprendidos por la historia y convencidos del fenómeno artístico que, por “suerte”, embriagó al francés Thierry Guetta. Quedaríamos perplejos.
    No obstante, a nuestro favor, la meta es ir más allá. Desde un primer momento la pieza es presentada por el anónimo de Banksy como un documental. En un principio el filme se basaría en su persona y el Street Art, pero luego desvió su mirada hacia el Thierry, un inmigrante que llegó a Estados Unidos y que tenía una profunda obsesión por grabarlo todo.
    Si, la cinta muestra argumentos reales. La historia es real y los videos presentados lo demuestran. Pero ¿Es suficiente justificación para afirmar que se trata de un documental? La idea de mostrar las bondades y las luchas del Street Art en las diferentes plazas del mundo se baja a un segundo plano por el peculiar carisma del francés, que luego se hace llamar Mr Brainwash.
    Su acelerado ascenso a la fama sin pasar por las acostumbradas “paradas burocráticas” de la vida (más aún si decides ser artista) creo que deja un sabor amargo en Banksy. El tipo, sin aparente talento, llega a la cima rediseñando conceptos del arte gráfico. La pregunta es: ¿serán realmente obras de arte? ¿Mr Brainwash estuvo plenamente consciente de su concepto?
    Aquí entra la interrogante de si “Exit through the gift” shop más bien se trate de un mockumentary. La parodia hace acto de presencia en la cinta cada vez que Banksy hace alguna referencia o comentario sobre el fránces. Asimismo, hay ocasiones en que la realidad no se muestra de la manera más pura. No todo parece ser casualidad.
    Banksy vio en Thierry esa clase de “factor X” que tanto llama la atención de las masas y decidió apostar en él. Por ello realizó un documental bien estructurado, llamativo y que cumple varias funciones en una: expone parte del movimiento Street Art, presenta la entretenida historia de Mr Brainwash y el británico sigue quedando como el “papá de los helados” dentro de la movida callejera. Ingenioso ¿no?
    En fin, “Exit through the gift” se podría clasificar como un filme híbrido entre una estructura documental con rasgos de contenido mockumentary. Muy bien trabajado, sin duda.

    Erik Barráez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *