Comparte esto, vol. 1: Tips de Deanna Zandt para la vida en red

La naturaleza práctica de los gringos suele ser una barrera para nuestras barrocas mentes latinas. Eso es cierto. Pero hay casos en que no aceptar su estupendo sentido común es absurdo. Ellos ya han resuelto asuntos que nosotros tardamos mucho más en digerir, nosotros que nos consideramos herederos de literatos y no de ingenieros.

Puntualmente el pensamiento de los analistas norteamericanos aplicado a las redes, plataformas en mutación constante, es muy útil. La clave es no enfocarnos en las plataformas sino en los conceptos emergentes tras ellas. Las herramientas digitales vienen y van, no así el espíritu que empuja la conexión, que no es otra cosa que relaciones humanas, como dice Deanna Zandt, consultora de nuevos medios neoyorquina, a quien tuvimos el placer de escuchar en una conferencia en el Personal Democracy Forum en Santiago de Chile en noviembre de 2010.

Zandt nos cautivó con una frase que para ella define el alma de las redes sociales: Sharing is caring (Compartir es querer). En esta misma línea de pensamiento, estamos seguros que no se molestará con nosotros por traducir algunas de sus recomendaciones para cambiar al mundo desde las redes sociales, extraídas de su libro Share This! (2009), el que compramos inmediatamente después de oírla.

Tips para personas

Sobre la aproximación de las “marcas personales”: la autora está en completo desacuerdo con esta filosofía. Tara Hunt, otra pensadora de las redes le dijo que las personas no deberían seguir actuando como marcas si somos humanos. ¿Por qué en vez de inventar “marcas personales”, más bien no nos ocupamos de tener una personalidad?. Ambas autoras están convencidas de que es la honestidad de nuestra personalidad en la red la que atrae a la gente en una primera instancia. Luego hay mucha confianza por construir.

A los principiantes en las redes sociales les recomienda, identificar las plataformas que más se adapten a ellos. Una vez tomada una decisión se debe averiguar dónde se crea el perfil personal en dicha plataforma, ajustar la configuración de seguridad e investigar qué pasa con nuestra información si decidimos en un futuro cerrar la cuenta. El próximo paso es encontrar personas afines y amigos. Prácticamente todas las redes sociales tienen una opción para hacerlo, y es tan sencilla como ingresar la dirección de e-mail y automáticamente se nos notificará quiénes de nuestra gente están allí. Algo muy importante es no utilizar la función de estas redes para invitar a unirse a todos nuestros contactos de correo. Esto es considerado spam por muchas personas, y un spam realmente insistente y molesto. También es bueno considerar a personas que no conozcamos pero que demuestren tener intereses afines a los nuestros

¿Cómo me encontrarán las personas?, es otra duda usual de los primerizos. Lo más fácil es empezar por contarles que nos unimos a determinada red. Lo que pasa es que muchas redes tienen la opción de enviar una alerta a las personas cada vez que alguien las sigue, en ese sentido no hace falta avisar. Una maniobra más sutil es agregar nuestra dirección de la nueva red en la firma del e-mail. Otra buena idea es usar el nombre completo en el perfil, de esta forma las personas sabrán fácilmente quien les está siguiendo o pidiendo amistad. También es importante personalizar la foto del perfil –o un generar un icono propio- haciendo más fácil la identificación.

La paciencia es vital. Tomarle el paso a una red social no es rápido. La autora recomienda entrar a la plataforma un par de veces al día durante dos semanas, y luego evaluar qué tal es y qué uso se le puede dar. Siempre es una opción no continuar.

Busca un amigo en caso de que necesites ayuda. Siempre es bueno tener “padrinos” que ya hayan atravesado estos caminos antes, y para resolver las dudas que se vayan generando. Existen listas de voluntarios dispuestos a acompañar el progreso de los nuevos miembros, por ejemplo http://tweetprogress.us/users/mentors. Otra idea es introducir tu duda en forma de pregunta en el buscador de Google y seguramente hallarás varios links a foros con respuestas.

La mezcla que recomienda Zandt es que el 30% de lo que compartas sea sobre ti y el 70% sobre asuntos no personales pero de tu interés, contenido que valga la pena difundir en otras palabras.

Acicalar la reputación es importante, para ello hay que mantener actualizada la cuenta, cuidarla como un jardín, sembrando y desmalezando diariamente. Para esto hay varios tips:

  • Tener completa las bio y tener una foto en el perfil de las cuentas.
  • Crear google alerts para tu nombre o el de tu organización así como de tópicos de tu interés.
  • Guarda búsquedas para términos relevantes, así te mantienes al día.
  • Diariamente ocupar 20 a 30 minutos chequeando qué pasa en tus redes sociales, respondiendo comentarios y menciones, uniéndose a conversaciones relevantes.
  • Semanalmente revisar las solicitudes de amistad y seguidores, y aprobar o rechazar según corresponda, chequear si los filtros de las alertas son suficientes o no.
  • Mensualmente dejar de seguir a fuentes de información y personas que no se ajusten a tus necesidades de información o personalidad, y paralelamente encontrar nuevas personas y fuentes que puedan diversificar tu flujo de información.

Dos and Dont´s

Sé tú mismo. Puede ser difícil encontrar al principio una voz propia, pero con el tiempo se logra. La autenticidad importa.

No automatices tus actividades. Seguir gente automáticamente, luego de que ésta te siga, o enviar mensajes privados automáticos dando la bienvenida, son señales de que estás allí para coleccionar amigos y seguidores, no para tener interacciones significativas. Está bien para ciertas organizaciones automatizar sus estatus, pero para los individuos la autora considera que no funciona.

Sé honesto si alguien tuitea por ti. Si alguien actualiza el estatus en tu lugar es bueno asegurarse de que se identifique y sea evidente que no eres tú.

No utilices sitios o programas que ofrezcan darte cientos o miles de amigos o seguidores, incluso si son gratuitos. Esto es considerado spam y además no funciona, el asunto aquí es cultivar una comunidad y no engordar números.

Gerenciando la sobrecarga de información

  • Evita el comportamiento compulsivo. La tecnología es como una máquina tragamonedas, a veces ganas pero muchas no. Contrólate.
  • Haz recesos. Nadie se va a enojar porque desaparezcas por un tiempo
  • Hay servicios que ayudan a manejar tu información: Ping.fm permite que con un post actualices el estatus de las redes sociales que elijas. También está atomkeep.com que se encarga de cambiar la información de todos los perfiles indicados cuando la modifiques (trabajo por ejemplo)
  • Avísale a tus allegados que sólo revisas el correo electrónico X veces al día y trata de respetar esta política. Deja claro que no responderás inmediatamente a los correos, y esto sólo se hace no respondiendo inmediatamente, notifica que para algo importante te llamen.
  • Si estarás desconectado por un buen tiempo, vacaciones por ejemplo, es bueno programar en el correo una respuesta automática con la fecha del retorno.

Para más detalles, Zandt habla sobre su libro en el siguiente video:

Hasta aquí llegamos en este post. El próximo contendrá algunos tips de la misma autora para las organizaciones y el manejo de sus redes sociales. No olvides, ¡comparte esto!

1 comment for “Comparte esto, vol. 1: Tips de Deanna Zandt para la vida en red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *