Ascenso de la lógica digital


Ya van a cumplirse dos meses de la defensa del trabajo de ascenso de Andrea Hoare Madrid, titulado “Lógica digital: inteligencia de colaboración y orden meritocrático”, texto preparado para seguir los pasos de la carrera universitaria.

La verdad no es que Andrea esté corriendo, de hecho, para este trabajo pasó horas y horas sentada. Pero es divertido dejarse llevar por la lógica de una institución que lleva más años que nuestros bisabuelos viva, aunque esta vez hayamos subvertido su estática lógica con un texto que muchos han encontrado movedizo y sin cierres.

¿Pero no se trata de esto un poco el espíritu de nuestros tiempos?

Acá dejamos por escrito una voz más entre las miles de voces posibles. De inmediato la introducción y más abajo el pdf con la versión completa de un texto feliz de regresar a las tierras eléctricas de dónde provino… Citar es lo único que pedimos, así será más fácil que otros puedan seguir las migas que dejamos en el bosque para el regreso hipertextual.

“Ocurre con las ciudades lo que en los sueños: todo lo imaginable puede ser soñado, pero hasta el sueño más inesperado es un acertijo que esconde un deseo, o bien su inversa, un temor”.
Italo Calvino, Las ciudades invisibles (1990: 78)

Como habitantes de una biosfera cultural en permanente desplazamiento, colmada de mutaciones y obsolescencias instantáneas, de espíritu mochilero dispuesta a tomar el primer tren o aventón sin preocuparse por el destino, no tanto por capricho sino por que quizás lo desconoce, decidimos emprender una expedición hacia la comprensión de ciertas zonas grises resultantes de la convergencia de la lógica digital en nuestra sociedad y por tanto en nuestras relaciones de comunicación. Esperando que los hallazgos de este viaje nos ayuden a establecer algunas guías estratégicas para la gerencia de los procesos comunicacionales de las organizaciones contemporáneas.

Frecuentaremos espacios de intersección difíciles de mapear, no por vírgenes pues todos ya estamos allí, sino por complejos. Tanto así que aún no nos atrevemos a introducirlos. Es que nuestra época es de tránsito, es una humanidad revolucionada por la convivencia con lo digital, subvertida como antes por el fuego, la escritura, el vapor o la imprenta. En este panorama revuelto creemos necesario revisar las bases epistemológicas de nuestra profesión, enfilando el viaje por una ruta ontológica que nos ayudará a afianzar el terreno sobre el cual aramos diariamente. Es que a veces, por la prisa y las aceleraciones tecnológicas, no nos da tiempo de detenernos a pensar incurriendo entonces en puro acto.

Elegimos al hipertexto como compañero de marcha, un ingenio que nos permite vincular aportes de pensadores más autorizados, que como el Arne Saknussemm de Verne nos dejaron rastros para seguirlos a un viaje al centro de la tierra. Será una empresa que en vez de machetes y arneses, se valdrá de la conexión y de las licencias libertarias de la tendencia transdisciplinar para lograr sus cometidos, posándose así sobre los hombros de gigantes. Pensadores de aquí, de allá, pero sobre todo pensadores del no lugar, los infaltables angustiados y sobre todo los visionarios optimistas que han advertido lógicas comunicacionales en los linderos y zonas nebulosas, unas más claras otras más crípticas, pero todas intentos por iluminar el espíritu de nuestros tiempos y generar desde allí manuales de vuelo y GPS culturales.

Al final, este texto será sólo una excusa para reflexionar sobre un tiempo de intersección que nos fascina, desde la perspectiva privilegiada del estudio de la comunicación, un nudo perfecto para enlazar otras miradas y tendencias intelectuales en boga como la antropología cultural, la etnología digital o los omniabarcantes estudios culturales. En este filosofar sobre la comunicación, haremos converger sospechas y embelesos, profecías y futurología, temores y entregas, todas pasiones permitidas a los seres que deambulan por los arrabales de las ciencias blandas, flacidez de la definitivamente nos declaramos víctima.
Por la necesidad de síntesis y las restricciones lineales que ordenan la tinta y el papel es probable que debamos pecar a veces de fast food understanding, expresión del intelectual venezolano Aquiles Esté (1997: 41) muy ajustada a nuestros tiempos. Esperemos que se nos perdone y como pago a potenciales deudas dejaremos establecidos un puñado de líneas de investigación que podrán ser maduradas por futuros hipervínculos.

lagica-digital-andrea-hoare-08

2 comments for “Ascenso de la lógica digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *